Archivo mensual: agosto 2010

Agosto

Voy camino a casa. Agosto me ofrece una de esas escasas ocasiones que se dan en Madrid para conducir con calma, solo, tranquilo.
Pienso en mis cosas. ¿Cuándo haré la mudanza al nuevo piso? A ver si pido el permiso correspondiente. Qué coñazo joder, estoy tan cansado de encontrarme todo el día en el umbral de mi vida y no cruzar la puerta. Resulta aburrido, patético y frustrante. Pero, de momento, no me queda otra ¿no?
A ver si encuentro una oferta de vacaciones ahora cuando llegue. De esas de última hora, aunque sea para tener la sensación de que tengo derecho a escapar yo también, no solo todos los demás.
El coche se desliza suavemente por el asfalto ardiente. Son casi las nueve de la noche y el sol todavía no se decide a esconderse. El calor es sofocante a pesar de las horas. El semáforo se pone en rojo a doscientos metros. Levanto levemente el pie del acelerador. Paso el cruce anterior. Un todoterreno embiste el Smart en el que estoy metido; lo hace por mi puerta, no consigo recordar bien qué ha pasado.
Estoy cabeza abajo, la boca me sabe a hierro. Mis ojos se cierran.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ficciones, No ficciones

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

1 comentario

Archivado bajo Ficciones