La arquitectura del sistema

El nuevo ministro de Educación, José Ignacio Wert, se ha reunido ya con las comunidades autónomas y con los diputados del Congreso. Ya ha establecido las líneas de actuación para los próximos cuatro años.

Lo primero que ha concretado de todo el plan es el cese fulminante de Educación para la Ciudadanía. La sustituirá Educación cívica y constitucional.

Ha sido lo primero, pero seguramente no lo más importante. Durante la Comisión de Educación celebrada ayer en el Congreso de los Diputados desgranó lo realmente importante, aunque no entró en detalles, salvo alguno relacionado con la “arquitectura” del sistema a la altura del final de la ESO.

Emilinar un año de Secundaria Obligatoria para dárselo al Bachillerato y la FP de Grado Medio. De esa manera su primer curso será obligatorio lo que, según Wert, será un acicate para que terminen el ciclo entero.

Reforma de la FP para conseguir que la sociedad deje de pensar en ella como una “segunda vía”, dijo. En qué consistirá, nadie lo sabe todavía. Es una de esas cosas que no paran de repetirse y nunca terminan de concretarse, a pesar de la necesidad urgente de aumentar el número de titulados en Grado Medio.

Sí habló del sistema alemán de FP Dual, pero su implantación en España parece complicada, como apuntaron desde la oposición, dadas las diferencias, abismales, entre el sistema productivo y empresarial de ambos países. Resulta difícil imaginar a las empresas españolas invirtiendo dinero en Formación Profesional cuanto en muchos casos no se invierte ni en formación de los propios trabajadores.

No fue esto lo único que anunció. Para mejorar las tasas de abandono y fracaso también se aumentará la autonomía de los centros, y su rendición de cuentas, y la profesionalización de la gestión de colegios e institutos y las atribuciones de los directivos escolares… ¿Cómo? Tampoco hay respuesta a esta pregunta.

Sí comentó la posibilidad de la especialización curricular de los centros y, aunque pasó desapercibido, parece preocupante pensar en cómo se desarrollará y qué consecuencias tendrá esta especialización en algunos territorios con una dispersión poblacional alta, por ejemplo… ¿Y la formación no especializada, cómo se garantizará? Faltan respuestas.

Y por supuesto, habló de consensos y diálogo y, cómo no, del Estatuto Docente y de la importancia de que los mejores entren en la función docente y se queden, hasta su jubilación. España necesitará 200.000 nuevos profesores en pocos años… Y se congelan las oposiciones. Se incentivará a los mejores, aunque tampoco sabemos cómo.

Habrá que esperar, pero ¿cuánto?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s