Ese ministro

La verdad es que el ministro de Educación se está convirtiendo, por méritos propios, en uno de los personajes más conocidos del Gobierno actual. Cada vez que hace alguna declaración (y desde luego hace unas cuantas) provoca un terremoto, ya sea en cultura o en educación.

Entre que las becas son un despilfarro y que habrá que cambiar los requisitos porque la renta no es más importante que los resultados; o las críticas constantes al PSOE por la inversión educativa tan diferente entre País Vasco y Andalucía (aunque aquí olvida a la Comunidad de Madrid, que dedica menos del 3% de su riqueza a este capítulo) más relacionadas con la campaña andaluza que con su labor como ministro del Gobierno; su vuelta a los ruedos mientras la educación se recorta en todas direcciones; su revisión de los programas que se implantaron con anterioridad y un largo etc, este hombre no gana para apariciones en la prensa.

Empiezo a pensar que su papel en este momento, es más el de agitador que el de ministro de Educación y Cultura. Nos mantenemos todos a la expectativa a ver qué nueva idea se convierte en titular de prensa, mientras lo importante pasa desapercibido.

La última, no descartar una nueva Ley de Educación. Algo que ya se había rechazado hace meses. Pero qué más da no hacer mucho caso de las promesas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo No ficciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s