El tupper o cómo el Estado se desentiende

En Catalunya se regula el que los menores lleven comida de casa. La sociedad debe ocupar el espacio que abandona el Estado

El Estado, desde hace algún tiempo, ha dado de mano. En España ha decidido no cumplir con su papel de redistribución de la riqueza. No al menos en el sentido de redistribución hacia la sociedad, porque sí está distribuyendo nuestra riqueza entre los bancos.

Y cada día que pasa, más y más iniciativas empiezan a surgir, y vendrán más como me decía en Twitter @pozo_laura. Desde hace un par de semanas sabemos que en Catalunya, la Generalitat se va a poner a regular el uso del tupper o fiambrera por parte de los alumnos. Aquellos cuyos padres no pueden pagar el servicio de comedor y que tampoco pueden ir a sus casa a comer están empezando a llevar la comida al colegio. Correcto, como una gran cantidad de personas trabajadoras nos vemos en la obligación de hacer también. Pero igual que en las empresas, en muchas, se habilitó un espacio, en los centros educativos españoles, o se come en el comedor, o en casa… no hay un office.

Me viene a la cabeza, que ya puestos a copiar al mundo del trabajo, ya desde hace bastante tiempo, algunos se han organizado para compartir vehículo para ir a sus oficinas. Dado que hacen recorridos similares, gastan la mitad utilizando un único coche. Teniendo en cuenta cómo van a quedar las ayudas al transporte escolar, tal vez lo más sencillo es que las familias empiecen a hacer lo mismo, pero para llevar a niños y niñas a clase.

Cuando la sociedad civil se termina haciendo cargo del trabajo y de los servicios que espera que realicen las administraciones públicas (para los que pagan impuestos, por cierto) surgen ideas buenas, muy buenas, de autoorganización y es posible entrar en dinámicas interesantes que pasen por encima del asistencialismo al que normalmente nos acostumbramos.

Pero también resulta peligroso o negativo pensar en la posibilidad de no pagar impuestos, o de que es mejor que los bajen o supriman porque, total, el Estado se ha convertido, exclusivamente, en un gestor, un administrador de la empresa. El Estado debería ser un elemento solidario que repartiese el beneficio de todos entre aquellos que menos tienen. Pero no, ya no ocurre tal cosa.

Mientras tenemos noticias como esta que nos hablan de la importancia de la familia para el Partido Popular nos asaltan informaciones que hablan de lo contrario. A parte de que, como dice Sandra Moneo, secretaria sectorial de Educación e Igualdad del PP sobre que las familias son el pilar del Estado del Bienestar, es incorrecto. Eso es hacer de un problema público, nuevamente, un problema privado. Es decir, que vuelven a las familias (a las mujeres fundamentalmente) la asunción de papeles que hasta hace poco, de mejor o peor manera, asumía el Estado: cuidado de mayores y dependientes, de los niños y niñas, etc.

Y, así, vamos conduciéndonos, con una oposición que, la verdad, más parece desaparecida y sin propuestas claras. Que en vez de estar en la calle recuperando el espacio perdido en las elecciones pasadas y construyendo un nuevo proyecto que sonara más creíble, está intentando luchar por salir en la foto, de nuevo, con los mismos mensajes de antes. Pero arrastrando el currículum del último año y medio de legislatura.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo No ficciones

Una respuesta a “El tupper o cómo el Estado se desentiende

  1. ¿Las familias son el pilar del Estado de Bienestar? Yo diría que son los individuos, las personas. No categoriza en ninguna parte a que ciertas “agrupaciones” son las verdaderas beneficiarias. Y aunque parezca un rollo semántico, el asunto tiene trasfondo más allá.
    Esto me huele mal y el solo hecho de que se mencione la vuelta atrás en atribuciones, derechos y funciones con la excusa de la crisis, confirma que detrás de toda esta parafernalia alarmista no hay otra cosa que una intención programática y programada por recuperar valores pasados, muy alejados de los ideales europeos y democráticos, de la igualdad, la equidad, los derechos humanos y el respeto a todas las personas que conformamos la sociedad, seamos “familia” o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s