¿Negociar?

ministro

Nos espera un año de órdago, a pesar de que la actualidad educativa está como el tiempo, gris y congelada. Por delante, todavía, la “negociación” del anteproyecto de Ley de Mejora de la Calidad Educativa, que ha cambiado mucho (aunque no tanto) en los últimos meses y que todavía no está terminado.

Se supone que después comenzará la “negociación” del Estatuto del Personal Docente. La verdad, si se produce una negociación con los sindicatos como la que se ha venido desarrollando en todo 2012, habrá que suponer que el Ministerio de Educación facilite a la Mesa Sectorial un texto cerrado que no será bienvenido por casi nadie. Nunca se sabe.

En este año no se ha negociado nada con los sindicatos a pesar de las tremendas transformaciones que se han visto en las condiciones laborales del personal docente. Pero tal vez esto no sea lo peor. Lo que parece más difícil es comprender cómo se va a dibujar una carrera profesional para un colectivo que cada año que pasa se encuentra en peores condiciones laborales. ¿Qué clase de motivación se va a establecer cuando las reducciones salariales de todo el colectivo han sido enormes? ¿Cómo se establece una carrera si la nueva ley abre la puerta a la contratación de personal “experto” que no tiene por qué ser docente?

Seguramente se tratará en este Estatuto Docente de la figura del profesor, de la autoridad que es necesaria que tenga para controlar esa especie de jauría en la que se han convertido los centros públicos de enseñanza. A pesar, eso sí, de que los pocos datos que se ofrecen hoy día en relación con la convivencia en los centros no reflejen exactamente esa bíblica dificultad para dar clase. Ciertamente, aumentar la presión punitiva no creo que sea la solución a esos conflictos. No entiendo cómo amenazando con más y más castigos se puede conseguir que el alumnado “respete” al profesor. Pero todo esto es otra discusión.

Tal vez lo que se esté intentando conseguir, en definitiva, no sea siquiera negociar el Estatuto, sino, simplemente, no conseguirlo. Las diferencias ideológicas (llámenlas cómo quieran) entre las centrales sindicales son muy grandes. Ya en 2007 y 2008 algunos se mostraron de acuerdo con seguir con la negociación y ser “comprensivos” con la situación económica del momento. Es decir, se podría renunciar a la parte meramente retributiva del Estatuto siempre y cuando contemplara una carrera docente clara y con la que se estuviera de acuerdo. Pero no todos los sindicatos lo veían así. Si no se va a hablar de las retribuciones, de los incentivos, ¿para qué hablar?

La situación de la economía es mucho peor ahora que hace cuatro o cinco años. Mucho peor. La capacidad de presión de los sindicatos, lamentablemente, parece no ser suficiente para una Administración que tiene las cosas muy claras y las decisiones muy tomadas. Y desde luego, su capacidad de negociación, hoy, es casi nula. Tanto en cuanto, el Ministerio no negocia, solo expone y dispone.

¿No será que hay cierta intención, dadas estas circunstancias, de separar aún más a los  sindicatos con respecto a la negociación del Estatuto?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo No ficciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s